lunes, 12 de octubre de 2009

That's a bingo!

Abordar en una película la segunda guerra mundial es un tema por demás utlizado. Han hecho filmes realistas, biográficos, conmovedores, hiprerrealistas, hiperbiográficos , hiperconmovedores, hollywoodenses y tomcruisianos.

Faltaba alguien con el valor suficiente para seguir usando esas imágenes desgarradoras y causar gracia.

Inglorius Bastards (al fin una buena traducción), es una película muy a la Tarantino, buenos diálogos, buenos personajes, mucha sangre y risas culposas.

Sin importarle a quién ofender, sin importarle datos históricos, el resultado de un tema sobadísimo en manos de un freak con mucho presupuesto y sobre todo mucha habilidad.

No recomendada para quienes gustan de ver el cine con un dedo sosteniendo el armazón de sus lentes.




1 comentario:

betbet dijo...

ay a mi me aburrio ...